Atrás

¿Qué es la presión arterial alta?

La presión arterial alta es una afección común en la cual la fuerza de la sangre contra las paredes de las arterias es demasiado alta. Antes de saber más acerca de la afección, comencemos primero con los aspectos básicos de la presión arterial en sí.

La presión arterial es la presión ejercida por la sangre contra las paredes de las arterias y se mide en milímetros de mercurio, mmHg. La medición de la presión arterial consta de dos números, como por ejemplo: 130/80, “130 sobre 80".

El primero es la presión arterial sistólica, la presión que ejerce la sangre cuando el corazón late para empujar la sangre hacia el resto del cuerpo. La segunda es la presión arterial diastólica, la presión que ejerce la sangre cuando el corazón se llena de sangre entre latidos.

¿La presión arterial alta es lo mismo que la hipertensión?

La presión arterial ayuda a transportar la sangre por el cuerpo, por lo que es necesaria para mantenerse con vida. Sin embargo, no es conveniente tener una presión arterial demasiado alta. La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, sobrecarga el corazón y los vasos sanguíneos, haciendo que el corazón sea más propenso a ataques cardíacos y a ACV.

Generalmente, la presión arterial se considera alta cuando está por encima de 140/90 mmHg, si la mide en la consulta del médico. Si la mide en su propio hogar, donde es probable que esté más relajado, el límite es ligeramente inferior, sobre 135/85 mmHg.

Si la presión arterial está entre 120/80 y 140/90 mmHg, puede existir riesgo de desarrollar hipertensión en algún momento en el futuro si no se toman acciones conjuntas con el médico para controlarla.

Una presión arterial superior a 180/120 mmHg es peligrosamente elevada. Los médicos la llaman una crisis hipertensiva, y requiere tratamiento inmediato.

¿Cuáles son los síntomas de la presión arterial alta?

Uno de los problemas de la presión arterial alta es que a menudo no presenta síntomas: es una enfermedad silenciosa, algo que no se puede sentir al despertarse por la mañana.

De hecho, la mayoría de personas que presentan esta afección no es consciente de ella en absoluto: se estima que solo en el Reino Unido existen siete millones de personas con presión arterial alta sin diagnosticar. En la mayoría de los casos se identifica solo por medio de pruebas, aunque es una afección potencialmente peligrosa.

Pese a que frecuentemente no presenta síntomas, la presión arterial alta puede ser una causa subyacente de los siguientes problemas:

  • Cefaleas
  • Dificultad para respirar
  • Mareos
  • Dolor en el pecho
  • Problemas de visión
  • Sangre en la orina
  • Palpitaciones cardíacas
  • Hemorragias nasales
  • Dolor de estómago
  • Fiebre

Si experimenta alguno de estos síntomas de forma habitual, debe hablar con su médico de cabecera.

¿Cómo se diagnostica la presión arterial alta?

Su presión arterial fluctúa todo el tiempo. Puede subir y bajar en diferentes momentos del día, y puede verse influenciada por factores como la edad, el estado físico general, el estrés, el ejercicio y por las medicinas que esté tomando. Una lectura alta por sí sola no debería ser motivo de preocupación, pero es un buen detonante para iniciar la monitorización.

Debe medirse la presión arterial en diferentes momentos del día, y siempre después de haber estado descansando un mínimo de cinco minutos. Por lo general, la hipertensión solo puede ser diagnosticada por su médico y tras haber obtenido tres lecturas altas.

¿Qué causa la presión arterial alta?

En cerca del 5 % de los casos, la presión arterial alta puede ser el resultado de otra afección, como enfermedades renales, complicaciones de diabetes, trastornos hormonales, y apnea del sueño. También puede ocurrir durante el embarazo. En todos estos casos, se conoce como hipertensión secundaria.

Sin embargo, en el 95 % restante la presión arterial alta no tiene una causa obvia. En este caso, se denomina hipertensión primaria o esencial, y a menudo está asociada a factores genéticos y a una dieta pobre, con falta de ejercicio, tabaquismo, y/u obesidad.

¿Cómo se trata la presión arterial alta?

Hay tres formas fundamentales para reducir la presión arterial alta: la dieta, el ejercicio, y la medicación.

Empecemos por las dos primeras. Esto es lo que puede hacer para reducir la presión arterial con dieta y ejercicio.

Los cambios en su estilo de vida pueden reducir la presión arterial y también disminuir el riesgo de hipertensión. Debe hablar con su médico y planificar un cambio de estilo de vida. Las recomendaciones pueden incluir las siguientes acciones:

  • Perder peso, especialmente en torno a la cadera.
  • Hacer más ejercicio. Eso no significa que tenga que pasar mucho tiempo en el gimnasio todos los días, sino podar los setos del jardín, pasear al perro o recorrer un par de kilómetros en bicicleta.
  • Comer mejor. Reducir la sal, el azúcar, y las grasas saturadas. Consumir fruta y vegetales. Comer más pescado graso, como sardinas y caballa, ricas en ácidos grasos omega-3. Incrementar la ingestión de calcio y potasio mediante productos bajos en grasas y frutos secos.
  • Beber alcohol con moderación. No es necesario dejar de beber completamente, aunque podría considerar la opción de pasar un par de días a la semana sin consumir alcohol.
  • Evitar situaciones de estrés. Intentar reconocer las situaciones de estrés, y evitarlas si es posible.

¿Qué medicamentos hay disponibles?

Su médico cuenta con una variedad de opciones disponibles para un tratamiento óptimo. Estos dependerán de su edad, su situación personal y antecedentes médicos, las posibles causas de su hipertensión y, por supuesto, de lo alta que sea su presión arterial.

Cómo controlar la presión arterial

Comprobar su propia presión arterial en casa es un proceso rápido, sencillo y económico. Si le han diagnosticado presión arterial alta, esta es una forma valiosa de ayudar a su médico a evaluar si su tratamiento está funcionando. Y si está sano, le ayudará a mantenerte así; aunque estas monitorizaciones no son un sustituto apto de las revisiones habituales realizadas por un profesional médico.

Referencias:

Bupa (2018). High blood pressure. Retrieved from www.bupa.co.uk/health-information/heart-blood-circulation/high-blood-pressure-hypertension

National Health Service (2016). High blood pressure. Retrieved from www.nhs.uk/conditions/high-blood-pressure-hypertension

Blood Pressure Association (2008). What is high blood pressure? Retrieved from www.bloodpressureuk.org/BloodPressureandyou/Thebasics/Whatishigh

WebMD (2018). Symptoms of high blood pressure. Retrieved from www.webmd.com/hypertension-high-blood-pressure/guide/hypertension-symptoms-high-blood-pressure