Atrás

Asma en niños

Enero de 2020

Infecciones frecuentes de las vías respiratorias, ataques de tos nocturnos, dificultad para respirar al moverse y al aire libre… Si su hijo no se encuentra bien, es normal que como padre quiera hacer todo lo posible para ayudar a su recuperación. De primeras, un diagnóstico de “asma bronquial" hace que surjan muchas dudas. Probablemente esté buscando la mejor manera de ayudar a su hijo.

El asma bronquial es la enfermedad crónica más común en los niños: aproximadamente uno de cada diez la padece. Sin embargo, su pronóstico de recuperación en niños es bastante bueno. En la pubertad, como muy tarde, más de la mitad de los niños no presentan síntomas.

Un diagnóstico precoz, junto con el tratamiento y la formación apropiados de los padres y del niño en el tratamiento de los síntomas, permite que el niño controle su asma y tenga una infancia sin preocupaciones.

Causas del asma infantil

Debemos distinguir entre el asma alérgica y el asma no alérgica según sus desencadenantes. Muy frecuentemente, el asma infantil está relacionado con las alergias.

Con el asma alérgica, los síntomas los desencadenan sustancias a las que el niño tiene una reacción alérgica, como por ejemplo el pelo animal o el polen.

El asma no alérgica está causado por estímulos ambientales. Estos pueden ser infecciones de las vías respiratorias o determinados irritantes, como los contaminantes interiores y exteriores y los olores fuertes.

También existen componentes genéticos como la predisposición hereditaria. El tener familiares con alergias o enfermedades de las vías respiratorias juega un papel importante en el desarrollo del asma infantil.

Síntomas del asma en niños

Los síntomas más comunes del asma infantil incluyen: tos intermitente y frecuente, un silbido o sibilancia al respirar, dificultad para respirar, congestión u opresión de pecho y dolor pectoral. Estos síntomas pueden aparecer en diferentes intervalos de tiempo y con diferentes intensidades.

Ruidos respiratorios en niños con asma

Una señal característica del asma en bebés y niños es un sonido silbante (sibilancia) al respirar. Quitando esto, el niño puede parecer sano. El silbido se intensifica con el esfuerzo físico o el deporte, y con la risa o el llanto intensos.

Tos como síntoma de asma infantil

Otro de los síntomas comunes es la tos seca, que se intensifica durante la noche. Al igual que los ruidos respiratorios, la tos se produce más intensamente durante el ejercicio, la risa y el llanto.

Dificultad para respirar

Un ataque de asma agudo puede causar dificultad para respirar. En bebés y lactantes, la dificultad para respirar se puede identificar por el hecho de que las fosas nasales del niño tiemblan violentamente al respirar. También se puede identificar por una poderosa contracción de los músculos de debajo del arco costal, entre las costillas o en la clavícula. Además, las uñas y los labios pueden tornarse de color azul.

Los niños de más edad suelen darse cuenta de que les cuesta respirar. Entonces dejan de jugar, se sientan y se apoyan con las manos a ambos lados con el propósito de respirar más fácilmente.

Síntomas adicionales

El asma también puede presentar síntomas atípicos, como resfriados frecuentes, dolor abdominal, pérdida de apetito, falta de sed y fatiga general.

Diagnóstico de asma infantil

El diagnóstico se realiza después de examinar los pulmones. No todos los métodos para determinar la función pulmonar son aptos para niños. Los bebés pueden ser examinados en clínicas especializadas. A partir de los cuatro años, la función pulmonar en los niños se puede determinar con una espirometría, una prueba para determinar cuánto es capaz de inhalar y exhalar el niño.

Si se sospecha de una posible alergia, se realiza una prueba de alergia (análisis de sangre y/ o una posterior prueba cutánea).

Tratamiento

Dado que el asma infantil es crónica, el objetivo principal del tratamiento es controlar los síntomas para que su hijo pueda desarrollarse libremente.

El tratamiento consta de varias medidas. Además de la medicación, su hijo deberá también evitar los factores desencadenantes (si se conocen).

La hiposensibilización, también conocida como inmunoterapia con alérgenos, se puede utilizar para reducir la sensibilidad a estos desencadenantes. Esto implica exponer al niño a cantidades cada vez mayores de alérgenos para cambiar la respuesta del sistema inmunitario. La hiposensibilización puede ser prometedora si ha sido posible determinar los estímulos desencadenantes y si estos no son demasiados.

Como medida complementaria, también puede animar a su hijo a hacer ejercicio y practicar deporte. Durante la actividad física, los bronquios se expanden, el suministro de oxígeno mejora y los músculos respiratorios se fortalecen. Hable con su pediatra sobre el tipo de ejercicio más adecuado para su hijo.

A veces un cambio de clima o vivir en una zona donde haya menos alérgenos puede ayudar.

Le recomendamos encarecidamente que participe en la formación del paciente, idealmente acompañado de su hijo. También existen sesiones de formación para los niños pequeños en las que pueden aprender de manera lúdica lo que está sucediendo en sus cuerpos y cómo funciona el medicamento. Esto les ayuda a tener más confianza en sí mismos y a ser más capaces de lidiar con sus síntomas. Aprenden que son muchos los niños con su misma afección y no se avergüenzan de usar sus medicamentos cuando es necesario en presencia de amigos y compañeros de clase.

Tratamiento del asma con medicamentos

Los medicamentos utilizados para tratar el asma infantil se pueden dividir en dos grupos. Los medicamentos de efecto preventivo a largo plazo, que a menudo se denominan “controladores“. Los glucocorticoides, que son un método efectivo de tratamiento de larga duración, inhiben la disposición inflamatoria del bronquio y se administran preferiblemente por inhalación, para que la dosis alcance el tracto respiratorio de manera inmediata.

En caso de un ataque de asma agudo, existen medicamentos calmantes. También se les conoce como “aliviadores". Su objetivo es dilatar los bronquios lo más rápido posible, permitiendo que el aire vuelva a fluir.

Prevención del asma infantil

La medida más importante para prevenir los síntomas es evitar los factores que pueden desencadenar un ataque de asma. La prevención solo es posible si se conocen los alérgenos y/o irritantes. Además, el tratamiento a largo plazo con medicación preventiva también tiene un efecto antiinflamatorio y preventivo.


Referencias:

GFMK GmbH & Co. KG. Asthma in children. Retrieved from www.kinder-asthma.com

German Society for Pulmonology and Respiratory Medicine. How common is childhood asthma? Retrieved from www.lungenaerzte-im-netz.de/krankheiten/asthma-bronchiale/was-ist-asthma/

German Society for Pulmonology and Respiratory Medicine. How common is childhood asthma? Retrieved from www.lungenaerzte-im-netz.de/krankheiten/asthma-bei-kindern/wie-haeufig-ist-asthma-bei-kindern/

Helmholtz Zentrum München (2018). How frequent is asthma? Retrieved from www.lungeninformationsdienst.de/krankheiten/asthma/verbreitung/index.html

Helmholtz Zentrum München (2018). How is asthma treated? Retrieved from www.lungeninformationsdienst.de/krankheiten/asthma/therapien/index.html