Atrás

Dolor articular: síntomas, causas y tratamiento


El cuerpo humano tiene alrededor de 400 articulaciones, todas las cuales le dan movilidad y flexibilidad, aunque también son fuentes potenciales de dolor. El dolor articular, que se produce principalmente (pero no exclusivamente) con la edad, es uno de los problemas de salud más extendidos. Las articulaciones, que interconectan las diversas partes del cuerpo, son también mecanismos complejos que se componen de múltiples elementos, incluyendo cartílagos, ligamentos, membranas, fluidos y tejidos. Por lo tanto, el dolor articular puede tener múltiples causas.

Tipos de dolor articular

El dolor articular puede dividirse en tres categorías:

Artritis inflamatoria: dolor motivado por inflamación o infección (este es el caso a menudo cuando la articulación está roja e inflamada y el dolor aparece por la noche)

Osteoartritis: dolor por causas mecánicas, resultante del desgaste del cartílago articular (este es el caso a menudo cuando la articulación está rígida al levantarse y el dolor se reduce cuando se mueve la articulación)

El dolor articular también puede estar provocado por un accidente o lesión, apareciendo por ejemplo, tras un impacto o caída.

Síntomas de dolor articular

El dolor articular puede manifestarse de varias maneras. Puede comenzar sin razón aparente o durante un movimiento específico, aparecer gradual o repentinamente, disminuir o persistir en reposo, y persistir por un corto o un largo período de tiempo. También puede venir acompañado por varios síntomas diferentes, que pueden ser más o menos debilitantes:

• Rigidez articular, a menudo después de un período de inactividad o por la mañana

  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Una sensación de calor en la articulación
  • Pérdida de flexibilidad
  • Pérdida de movilidad

Causas del dolor articular

El dolor articular puede tener varias causas:

Causa traumática: cuando el dolor aparece tras un accidente, caída, o golpe o impacto en la articulación. Los ejemplos incluyen esguinces, dislocaciones o tirones y torceduras.

Causa inflamatoria: cuando el dolor surge de una parte inflamada de la articulación. Cuando toda la articulación está afectada, se denomina artritis inflamatoria, y cuando la inflamación afecta a los tendones, se denomina tendinitis.

Causa mecánica: cuando el dolor es el resultado de la malformación o del desgaste, como por ejemplo la osteoartritis. La osteoartritis, que suele comenzar después de los 50 años y afecta especialmente a los hombros, codos, muñecas, manos, caderas, rodillas y pies, es también una de las causas más comunes de dolor articular.

Causa infecciosa: cuando el dolor está asociado con un virus (por ejemplo, la gripe o el chikunguña).

Depósitos de cristales: cuando el dolor está provocado por cristales de urato de sodio depositados en las articulaciones, como es el caso de la gota.

En todos los casos, si el dolor viene acompañado por hinchazón o enrojecimiento, empeora y persiste, sobre todo en casos de fiebre, debe consultar a un médico con urgencia.

Tratamiento y alivio del dolor articular

Si el dolor articular es leve, un poco de descanso y analgésicos suelen ser suficientes para detener el dolor. Para lesiones menores, se recomienda aplicar una compresa fría (hielo), luego descansar, elevar y comprimir la extremidad afectada con un vendaje. Si el dolor es causado por una inflamación u osteoartritis, se recomienda aplicar calor (porque mejora la circulación sanguínea, aliviando así la articulación), así como descansar la articulación. Para el dolor articular causado por una afección más grave, el médico prescribirá analgésicos además de tratar la afección subyacente.

Para las articulaciones doloridas, también se pueden prescribir algunos ejercicios específicos de fortalecimiento muscular con el fin de evitar que empeore la afección. El ejercicio acuático es especialmente beneficioso para el dolor articular ya que las articulaciones no necesitan soportar el peso corporal dentro del agua.

Existen también otras soluciones que ayudan a reducir el dolor muscular, sin medicación. Aquí es donde entra en juego la gama de electroestimuladores OMRON, que utilizan la neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS) para ayudar a aliviar el dolor muscular y articular. HeatTens combina además el calor relajante con la tecnología TENS para conseguir resultados óptimos.


Referencias:
PasseportSanté. Joint pain: what it means. Retrieved from www.passeportsante.net/fr/Actualites/Dossiers/DossierComplexe.aspx?doc=douleurs-articulations-mal-aux-articulations-oui-mais-comment-